Mahdia

Poco después, en 1160, la localidad quedó bajo el dominio almohade. Construida en el año 921 por el principal creador de Mahdia, Obeid Allah al-Mahdi, esta fue la primera mezquita fatimí reproduciendo el modelo de la mezquita Sidi Oqba de Kairouan. Originalmente, la Enorme Mezquita apoyaba 2 lados con las murallas de la ciudad, pero en el momento en que los españoles destruyeron las fortificaciones, la mezquita también padeció daños severos. Solo su cara frontal norte subsistió y en 1960 el mal estado del edificio que ocupaba el espacio de la vieja mezquita logró que se derribara. Más tarde se hizo un cuidadoso plan de reconstrucción, levantando nuevamente la Gran Mezquita siguiendo los planes arquitectónicos auténticos.

mahdia

Los pescadores y buscadores de esponjas hallaron a principios del siglo XX un barco romano del 86 a. Sumergido cuya carga estaba formada por materiales suntuosos para la construcción de algún palacio. Las piezas están expuestas en el Museo del Bardo. Inspírate para tu próximo viaje y recibe propuestas de destinos, novedades y considerablemente más.

Ubicada En Plena Costa Central Tunecina, Mahdia Ofrece Una Vista Lujosa Sobre El Mar Mediterráneo Y El Golfo De Hammamet

A lo largo del auge de Mahdia en el periodo fatimí, 2 torres de vigilancia protegían el ajustado canal de entrada. La Medina y el viejo recinto amurallado de la Mahdia fatimíe está en la península del cabo África, al tiempo que la ciudad nueva, donde se asentaron primero los artesanos y luego creció la urbe está en el vecindario de Zouila. En Mahdia , además de otros modelos típicos de Túnez, es muy característico las prendas confeccionadas por maestros locales de seda. Las potencias marítimas de las repúblicas de Génova y Pisa atosigaron las costas de Mahdia en 1087 para tratar de recobrar el control comercial, quemando la flota musulmana en el puerto. A la dinastía fatimíe – que escapó a Egipto para fundar el Cairo- le sucedieron los Zirid hasta el momento en que los normandos que dominaban Sicilia, brindaron el salto a Mahdia en 1148.

Ubicado en la zona turística de Mahdia y en primera línea de playa. Ubicada en medio de una costa central tunecina, Mahdia ofrece una vista suntuosa sobre el mar Mediterráneo y el golfo de Hammamet. Al costado del museo arqueológico está el museo dedicado al mundo de la fabricación de prendas de seda.

Hoteles

En Mahdia podemos encontrar hoteles de calidad si bien es una zona un poco distanciada si se tiene intención de efectuar excursiones. Destacan la puerta a la vieja localidad , el Museo del Tapiz, la Gran Mezquita y la fortaleza del Borj el Kebir. Aparte de los autobuses regulares y de los louges compartidos, es viable llegar a Mahdia a través de la línea de ferrocarril Métro du Sahel, de la SNCFT, que va por la costa conectando Mahdia con Monastir y Susa.

Todas miran hacia La Meca y tienen exactamente el mismo tamaño, pequeño, casi tal y como si allí, durante los siglos, solo se hubieran sepultado niños. La costa, barrida por el viento, tiene aquí y allí ruinas de los aglabíes, una dinastía musulmana que dominó Túnez en el siglo X. Están desmoronadas, lamidas constantemente por el mar, no obstante se las ve impresionantes.

Destino nuevo, el desembarco de hoteles y resorts, expertos en tratamientos de salud y talasoterapia, permitió a Mahdia posicionarse como un líder de las vacaciones en Túnez. El paseo entre Bordj el Kebir y el faro -en la punta de la península- lleva a la zona del puerto antiguo, con el cementerio y ciertas ruinas dispersas . Cerca del faro están varias tumbas chiítas del siglo X y restos de algunas cisternas. El lado sur de la península era el lugar del antiguo puerto , que probablemente fue empleado ya en la época púnica y tiene un kothon muy similar al de Cartago.

Una pequeña plaza en el centro de la medina, cubierta por unos árboles que proporcionaba sombra a los hombres que estaban allí tomando el té. No vimos a ninguna mujer tomando té en esa plaza en tanto que, como descubrimos en nuestra guía, en aquella plaza sólo tienen la posibilidad de tomar té los hombres. Además de esto, otro de los sitios preciosos de Mahdia es la mezquita verde que te encuentras justo al salir de la Place Du Caire. A sus pies, hasta la orilla del mar, y rodeando el humilde puerto viejo lleno de barcas de colores, la tierra seca y árida está cubierta de innumerables tumbas blancas.

Las excavaciones sacaron a la luz termas, restos de un anfiteatro y múltiples casas romanas. Borj el Kebir en MahdiaConstruido sobre un planta cuadrangular y más tarde dotado de bastiones en las esquinas, esta protegido por sólidos muros con solo una entrada (una vez que se convirtió en una prisión, se añadió otro acceso en el siglo XIX). Las vistas de las terrazas de los bastiones son uno de los mejores miradores para poder ver la costa de Mahdia , el Cap Afrique. ¿Cuál es el más destacable destino para viajar con pequeños?

mahdia

Skifa el Kahla, literalmente la puerta negra -también conocida como Bab Zouila- es el acceso a la Medina de Mahdia . Fue obra de los fatimíes, integrada en la impresionante muralla protectora, si bien a lo largo de le pequeña ocupación de los españoles, fue derruida, y reconstruida en 1554 con las piedras de las murallas. Su pasillo de 44 metros de largo transporta al viajero cuando inicia la visita a la medina de Mahdia .

Viajes A Túnez

La mezquita se ingresa por medio de una puerta monumental, que inicialmente fue usada solo por el califa. El patio interior está decorado con arcos de herradura y conduce a una salón de oración de nueve naves con exactamente el mismo patrón que la de Kairouan. Cuando nos dirigimos a Mahdia, yo no tenía ni idea de lo que nos íbamos a conseguir así que no esperaba nada. Una vez llegamos a la Medina, nos tropezamos con la Place Du Caire.

En el corazón de la región turística de Mahdia y en primera línea de playa. La puerta lleva a a Rue Obeid Allah al-Mahdi, donde hay un pequeño zoco cubierto. En el lado contrario de la calle está la entrada a Ofrecer el Himma, una antigua mezquita que alberga un pequeño Museo de la Seda. Más cerca de Mahdia, a solo 14 kilómetros de distancia y más allá de la pequeña ciudad de Ksour Essaf, se encuentran las ruinas de Salakta . Este fue probablemente el puerto donde llegaban las fieras usadas en los juegos del anfiteatro del Djem, que vale la pena visitar. Una excursión interesante desde Mahdia es la de las ruinas romanas de la vieja localidad deAcholla, a unos 50 km al sur de Mahdia , a unos 8 km de Mellouleche.